Sistema de alerta temprana de Santo Tomé y Príncipe

Datos hidrometeorológicos precisos para proteger a la población local.

El problema

Santo Tomé y Príncipe, el segundo país más pequeño de África, se encuentra a unos 250 km de la costa occidental de Gabón. Sus 187.500 habitantes dependen principalmente de la pesca y la agricultura.

El cambio climático ha traído consigo condiciones meteorológicas más extremas al país. Marejadas ciclónicas, lluvias torrenciales, inundaciones repentinas, incidentes de niebla densa y fuertes vientos han creado condiciones peligrosas para los pescadores, agricultores y habitante en general que viven en las zonas rurales costeras.

En conjunto con la Dirección General de Energía, el Instituto Nacional de Meteorología quería desarrollar sistemas de alerta temprana más confiables para monitorear estas condiciones hidrometeorológicas cada vez más severas. Ambas instituciones requerían boletines meteorológicos y climáticos personalizados y de calidad garantizada, con alertas codificadas por colores, advertencias para los agricultores, además de observaciones y advertencias sobre inundaciones, sequías y eventos meteorológicos extremos.

La solución de ADASA

El Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) financió el proyecto a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como parte de una iniciativa regional del Sistema de Alerta Temprana implementada en 10 países africanos.

El mandato de ADASA incluía el suministro y puesta en marcha de dos estaciones meteorológicas sinópticas, 14 estaciones agrometeorológicas, una docena de estaciones hidrológicas automáticas, dos ceilómetros y una base de datos centralizada replicada para las instituciones beneficiarias.

Se incluyeron los siguientes sensores calibrados de fábrica:

  • Velocidad y dirección del viento.
  • Temperatura del aire.
  • Humedad relativa.
  • Presión atmosférica.
  • Cantidad de precipitación, su duración e intensidad.
  • Sensor de temperatura y humedad del suelo.
  • Radiación solar.
  • Nivel y calidad del agua: turbidez, conductividad, pH y temperatura.
image

El resultado

El proyecto aumentó la cobertura nacional de observaciones meteorológicas del 20% al 60%. Este impulso vital de la red de estaciones proporcionó al país las herramientas de provisión de datos necesarias para construir un sistema de alerta temprana, fortaleciendo las respuestas a los desastres naturales y aumentando la resiliencia de la comunidad local ante eventos meteorológicos severos.

La combinación de los datos recopilados con información socioeconómica y ambiental ha reforzado los procesos de toma de decisiones de Santo Tomé. También ha aumentado la capacidad de preparación para desastres y riesgo climático de las instituciones nacionales pertinentes del país.

image

Cliente

El Instituto Nacional de Meteorología proporciona previsiones meteorológicas, avisos de condiciones meteorológicas peligrosas y asiste a las administraciones de la República Democrática de Santo Tomé y Príncipe con tareas de defensa civil.

La Dirección Nacional de Energía contribuye al diseño, promoción y evaluación de políticas energéticas y de recursos geológicos y manejo de recursos naturales para el desarrollo sostenible del país.

Ambas instituciones cuentan con centros en las islas de Santo Tomé y Príncipe.

Descubra nuestros proyectos

¿NO HA ENCONTRADO LO QUE BUSCABA?

Póngase en contacto con nuestros expertos